Jueves, Abril 24, 2014
   
Texto

Mision de los Bomberos en el mundo

Bomberos en Concepción y en el mundo

El nombre de Bombero procede de que tradicionalmente, para apagar fuegos utilizaban bomba para sacar agua de pozos, ríos o cualquier otro depósito o almacén de agua cercano al lugar del incendio. Se atribuye al Emperador César Augusto la creación del primer cuerpo de bomberos en Roma.

Hay muchas evidencias históricas de acciones de grupos de personas organizados contra incendios, pero las pruebas más antiguas de lo que podemos comparar con un cuerpo de bomberos actual, surge de los romanos. Con una antigüedad de 1.650 años, arqueólogos alemanes, bajo la dirección de Bernd Paeffgen, descubrieron en 2004, en el Valle del Rin, lo que fue descrito como una bomba de agua. El equipo contaba además con un tubo delgado de 1,10 metros que iba unido a la bomba. Inicialmente confundida con una lanza, las posteriores pruebas revelaron que se trataba de un conducto o manguera.

En la antigua Roma y de Julio César, Marco Licinio Craso era una de las personas más ricas de la ciudad, su riqueza provenía de los bienes raíces y el "alquiler inmobiliario", pero la curiosa historia le atribuye aún más mérito al haber sido el organizador del primer servicio contra incendios de Roma, para asegurar que sus bomberos tuvieran siempre trabajo, también organizó las primeras brigadas de "incendiarios" de las que se tiene referencias en la Historia. Pero estos curiosos bomberos eran controlados por Craso, que ambicioso y cruel, no daba orden de apagar el incendio si el dueño del territorio o construcción no lo vendiera a precio de renta en ese instante. Así, la gente prefería ganar el dinero de la venta injustamente, que obtener una casa o parcela destrozados. Esto fue una de las muchas obras avaras hechas por Licinio Craso.

Tradicionalmente la tarea principal de los bomberos ha sido extinguir fuegos pero en las décadas pasadas el número de ayudas técnicas se ha elevado.

Por eso los bomberos disponen de vehículos en que tienen no sólo equipo para apagar el fuego sino también para ayudar en otras situaciones de urgencia.

La mayoría de los Bomberos pertenecen a cuerpos de titularidad pública y pueden ser de dos tipos: asalariados o voluntarios, siendo ambos profesionales. También existen bomberos privados (como FALK - Dinamarca), cuerpos de bomberos en fábricas y empresas (como los bomberos de PDVSA - Venezuela) y cuerpos de bomberos dedicados a las áreas universitarias, que generalmente colaboran en investigaciones científicas en pro de la profesión, además de desempeñar las labores típicas de un cuerpo de bomberos.

Primer telescopico

Existen cuerpos de bomberos en que sus miembros no reciben una remuneración por esta actividad y la realizan como un servicio comunitario. En países como Argentina,Ecuador, Perú, Chile, Paraguay,solo existen cuerpos de bomberos voluntarios, que funcionan como una sola institución jurídica dividida en varias compañías y cuerpos, sin recibir salario y obteniendo recursos a través de donaciones, recursos fiscales, inclusive desde el propio dinero de los voluntarios para comprar material equipos y entrenamiento del personal. Además en otros países como Costa Rica, existen los bomberos voluntarios junto con los bomberos permanentes (asalariados), donde reciben la misma capacitación y recursos y son parte importante en la organización del Cuerpo de Bomberos de Costa Rica

Para llamar a los Bomberos en un caso de emergencia, el número de teléfono es 112 en todos los estados de la Unión Europea (teléfono único de Emergencias). En otros estados los números son diferentes. Por ejemplo, en los Estados Unidos es 911 tradicionalmente, en Colombia es el "119" (en Bogotá es el numero único de emergencias 123) en Perú es el 116, en Venezuela el 171, en Chile y Paraguay es el 132, en Uruguay es el 104. En Argentina es el 100 o también desde hace unos años al igual que en Estados Unidos el 911.En Paraguay se recurre al "132" Central de Alarmas del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay, y al igual que el Ecuador también se ha establecido el 911 como un número de emergencias de Bomberos, aunque la publicidad previa a la puesta en marcha del Sistema 911 aclaraba que se trataba de un número sólo para emergencias policiales

Bomberos en Chile

Puede afirmarse que casi todos los Cuerpos de Bomberos se institucionalizan a raíz de un incendio descomunal que hiere la conciencia pública y que obliga a la comunidad a reaccionar, recurriendo para ello a algún modelo organizativo de aquellos disponibles en la cultura comunitaria de que se trate.

Fue así que en Chile el primer Cuerpo de Bomberos basado en voluntarios nació en 1851 en el puerto de Valparaíso, según algunos autores con fuerte raigambre en los valores republicanos y orgánicamente basado en brigadas bomberiles existentes en los Estados Unidos desde el siglo XVIII.

El modelo de Valparaíso, en cuanto al diseño organizativo y miembros voluntarios, sería más tarde replicado por entidades semejantes en todo el país: Cuerpos de Bomberos voluntarios.

Antes de la existencia de estos Cuerpos, en el país los siniestros eran enfrentados por serenos, policías y por el público en general, desde luego sin equipamientos ni preparación especiales. Y aunque existen indicios documentados de que hubo iniciativas estatales destinadas a formalizar este servicio, aquellas no pasaron de la intención o de la enunciación.

antiguos bomberos

Los primeros Bomberos Voluntarios

Los nacientes Cuerpos formaron sus filas con los miembros de una aristocracia de comerciantes y mineros, de ideas progresistas y tendencias liberales, que encuentran en el servicio filantrópico un modo de materializar inquietudes éticas y sociales. Ser bombero, en esos tiempos, era sinónimo de pertenecer a la mejor sociedad, y cada uno de ellos estaba dispuesto a hacer generosos donativos para dotar a sus Compañías de cuarteles y equipos, o para financiar el costo de los "auxiliares" que, en la práctica, efectuaban muchas veces el trabajo bomberil propiamente tal.

Surgieron también durante aquellos años iniciales las llamadas "Compañías de Colonia", integradas por inmigrantes o hijos de inmigrantes. Ellos dotaron a sus comunidades de un servicio que en muchos casos conocían en su país de origen y, por otra parte, lograron una forma de asociación que les facilitó conservar la identidad nacional sin debilitar su proceso de real integración a este Nuevo Mundo. También en este caso, los bomberos "de Colonia" disponían, con relativa facilidad, de los recursos materiales que su tarea requería.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, período comprendido entre 1851 y 1899, surgieron sólo 35 Cuerpos de Bomberos. El prestigio y la solvencia financiera de sus miembros, que permitía adquirir modernos equipos, así como la dedicación esforzada y sincera al servicio, les dio gran prestigio. En ese contexto, la historia de Chile consigna interesantes y curiosos hechos protagonizados por esas asociaciones voluntarias durante la Guerra del Pacífico y la Revolución del 91.

Los cambios del siglo XX

Al final del siglo XX sólo un 15% de los chilenos continúa viviendo en el campo.

La composición social: los nuevos Cuerpos de Bomberos ya no cuentan con la rica aristocracia del siglo XIX, sino que empiezan a ser integrados mayoritariamente con hombres que provienen de la naciente clase media (funcionarios públicos, profesores, pequeños empresarios, profesionales). Más tarde surgen los Cuerpos basados esencialmente en trabajadores: campesinos, pescadores, pequeños mineros y artesanos, quienes se hacen bomberos para proteger directamente las vidas y bienes de sus familias. A ellos se suman, en las grandes ciudades, los estudiantes, que aunque provengan de familias acomodadas, carecen de recursos propios.

En consecuencia, los Cuerpos de Bomberos ya no pueden financiar sus equipos y operación con la contribución de sus propios miembros y comienzan a depender, cada vez más, de los eventuales aportes externos. Por ello y especialmente en el caso de las localidades pequeñas o apartadas, los bomberos tienen una subsistencia cada vez más difícil.

El tamaño de las ciudades: la urbanización implicó también un rápido crecimiento del tamaño de las ciudades tradicionales. Las nuevas poblaciones instaladas en la periferia, son las que presentan mayores riesgos, tanto por los materiales ligeros que se emplean en su construcción, como por el deficiente abastecimiento de agua para combatir los incendios. En ese escenario, Bomberos debe proteger un territorio cada vez más extenso, lo que hace necesario construir nuevos cuarteles, re-ubicar compañías o fundar otras nuevas, dotándolas de material adecuado.

La industrialización: el país no sólo aumenta en población. También su economía se modifica, iniciándose un proceso de industrialización y modernización, que en nuestros días adquiere su máxima expresión. Este progreso, sin embargo, implica nuevos riesgos para la población, y una parte significativa de ellos deben ser asumidos por Bomberos.

Siglo XXI: Bomberos de Chile

Hacia fines de la década de 1960, la situación financiera de la mayoría de los Cuerpos surgidos en este siglo, e incluso de algunos de los más grandes y antiguos, era francamente crítica. Esto implicaba carencia de carros y equipos, lo que a su vez hacía perder la motivación y dificultaba la captación de nuevos Voluntarios.

En este marco surgió, por iniciativa de Guillermo Morales Beltramí, a la sazón superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, la idea de dar a los Cuerpos de Bomberos de Chile una estructura nacional que coordinara sus esfuerzos. La nueva Institución se denominó inicialmente Junta Coordinadora, adoptando posteriormente el nombre de Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, para ser llamada en la actualidad Bomberos de Chile.

Su labor ha estado orientada hacia la búsqueda de la unidad bomberil, en un marco de regionalización que evite el centralismo, garantizando la real participación de todos los Cuerpos en un proceso de crecimiento equilibrado y equitativo

Cuerpo de bomberos de Concepción

El Cuerpo de Bomberos de Concepción nació al fundarse la Primera Compañía, El 13 de Abril de 1883, gracias a las activas diligencias realizadas desde el año 1881 por el Señor Jorge Blackburn, prestigioso ex voluntario de la Primera Compañía de Bomberos de Valparaíso

Como suele suceder en casi todas las formaciones de bomberos, un incendio de grandes proporciones declarado en la Maestranza de Ferrocarriles del Estado, en marzo de 1883, dio oportunidad para hacer resaltar la urgente necesidad de proteger a la población de los riesgos de siniestros contra los cuales se encontraba completamente indefensa.

El 13 de Abril se realizó una reunión con 136 adherentes y allí se acordó dar a la Compañía el lema "Labor Omnia Vincit". Firmaron el acta 40 miembros fundadores y dos médicos cuyos servicios profesionales fueron ofrecidos gratuitamente.

La creación de la Primera Compañía puso en evidencia los notables servicios que una organización destinada a combatir los incendios podía prestar a la ciudad. Pero a medida que el tiempo pasaba, se podía advertir que la sacrificada labor de aquel grupo de Bomberos era un tanto incompleta, pues, en muchos casos, su tarea se veía limitada en los incendios por no disponer de los medios para derribar puertas, trepar a los techos, etc.

Fue así como el 26 de Septiembre de 1886 se reunió un grupo de vecinos a objeto de dar forma e ir a la organización de una Segunda Compañía de Bomberos "Zapadores", la que seria de escalas, hachas y ganchos, con el fin exclusivo de complementar a la Compañía fundadora y entregar un servicio más completo a la comunidad. En esta oportunidad se cristalizó este anhelo y quedó acordado el lema" Deus et Labor".



El 29 de Enero de 1888 nació la Tercera Compañía de Bomberos" Salvadora y Guarda de Propiedad", cuya misión sería la de ejecutar el salvamento de vidas, mercaderías y muebles en los incendios.

El 5 de Abril de 1888 un entusiasta un grupo de jóvenes de esta ciudad dio fundación a la Cuarta Compañía de Agua,  como respuesta a la inquietud y visión del veterano bombero de entonces, don Carlos L. Rowsell, quien además, había sido fundador a mediados del siglo XIX, del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, alma mater de la institución voluntaria del país

Primer directorio general

Con la organización de estas nuevas compañías surgió la necesidad de constituir legalmente el Cuerpo de Bomberos de Concepción y, al mismo tiempo, llegar a la creación de un organismo directivo superior que reuniera a las diferentes Compañías autónomas hasta aquel entonces, dándoles la homogeneidad que precisaban para sus actuaciones.

El primer Directorio General del Cuerpo de Bomberos de Concepción quedó designado el 13 de Abril de 1888, precisamente, cuando la Primera Compañía celebraba su quinto aniversario de fundación. Su lema "Abnegación y Constancia" y su Directorio quedó formado con las siguientes personas:


Superintendente: Carlos L. Rowsell.

Comandante: Oscar Spoerer

Tesorero General: Rodolfo Bahamondes

Director lera Cía.: José Miguel Castro

Director 2da Cía.: Agustín Vargas N.

Director 3ra Cía.: Edmundo Larenas G.

Director 4ta. Cía.: Luis Urrutia R.


De inmediato se pudo apreciar el acierto de quienes propusieron la creación de un Directorio General. Las Compañías progresaron rápidamente y su labor fue mucho más eficiente y mejor organizada. La Dirección no ya de una determinada Compañía, sino del Cuerpo de Bomberos en general, fue formando el sólido concepto del deber y de la disciplina que hasta hoy se mantiene sin mancha.

Aumenta el número de Compañías

El 29 de Enero de 1914 se reunió en el local de la sociedad "Las Artes Mecánicas", un numeroso grupo de empleados y obreros de la Empresa de FF.CC. del Estado para dar vida a la Quinta Compañía de Bomberos. Su especialidad se determinó que sería un trabajo mixto, o sea, de agua, hachas y escalas, siendo su lema "Igualdad y Trabajo".

Después de 19 años, se fundó la Sexta Compañía que lleva por nombre el de "José Quintino Frávega." Y su lema es " Valor y Sacrificio", su especialidad Agua. Fue fundada un 24 de Febrero de 1933.

El 7 de Septiembre de 1949 un grupo de jóvenes de descendencia alemana echaron las bases de la Séptima Compañía con su especialidad Agua, encontrándose en la actualidad colaborando entusiastamente con su especialidad de Rescate Vehicular y su lema "Bernhardt Eunom Philippi".

Un grupo de vecinos del Barrio Chillancito, de la Ciudad de Concepción, reunidos en un colegio del sector, crea la Octava Compañía de Bomberos, con su especialidad Zapadores y su lema: "Unidad y Superación". Estos hechos ocurrieron el día 23 de Noviembre de 1954.

Un 25 de Julio de 1969, la señora Carmen Rosa Ramírez Muñoz reúne en la Sede Social Julio Almiralí a un grupo de vecinos de Barrio Norte, acuerdan crear la Novena Compañía de Bomberos en la especialidad Agua y su lema "Sacrificio Barrio Norte". Actualmente esta Compañía ha desarrollado dos especialidades: Química y Forestal.

Los vecinos de la población Lorenzo Arenas ven con preocupación crear una compañía de Bomberos y, con la ayuda de la Ilustre Municipalidad de Concepción, reúnen a un grupo de jóvenes del sector para crear la Décima Compañía con la especialidad en agua, hecho ocurrido un 10 de Octubre de 1976. Su lema:"Comunidad, Lealtad, Abnegación" era, en vista de las crecientes necesidades de proteger a la población contra los peligros de incendios. Su lema fue" Unión es fuerza".

 

escudo

 

Central On Line

To view the Broadcastify Audio Feed Player you will need to have Javascript turned on and have Flash Player 9 or greater installed.